Cabecera del boletín Unomas
 
<< Página principal
Articulo

UNIDISCAT: una iniciativa para garantizar la igualdad de oportunidades de la comunidad universitaria

La I Jornada UNIDISCAT. El pasado 28 de abril se celebró en el Aula Magna de las Facultades de Filosofía y de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona, organizado por el Consejo Interuniversitario de Cataluña (a partir de ahora CIC) y la Comisión Técnica UNIDISCAT, la I Jornada UNIDISCAT1 que tenia como sujetos del evento a los miembros de la comunidad universitaria catalana y como objetivo principal intercambiar conocimientos y reflexionar sobre las principales actuaciones que llevan a cabo las universidades catalanas para hacer efectivo el derecho a la educación superior de los estudiantes con discapacidad. En estas jornadas se abordó la temática desde la óptica docente, investigadora, tecnológica y social, por parte de profesores y gestores, así como de los alumnos y exalumnos, que dieron su visión sobre las citadas actuaciones y expusieron sus experiencias personales.

Nacimiento del proyecto. Esta primera jornada significaba, asimismo, la visualización de un proyecto que había nacido fruto de diversas iniciativas desarrolladas por las universidades catalanas a favor de la integración de los alumnos con discapacidad y que hace cinco años el CIC, para consolidar y coordinar dichas acciones, impulsó el Proyecto Universidad y Discapacidad en Cataluña, que se conoce por sus siglas UNIDISCAT2. Este proyecto se fundamenta en dos ejes fundamentales, uno organizativo, que se concretó en la creación de una Comisión técnica, dependientes del citado CIC, integrada por representantes de todas las universidades catalanas, tanto públicas como privadas, y de representantes de los departamentos del Gobierno de Cataluña implicados. El otro eje se refiere a las funciones atribuidas, que se refieren a la elaboración consensuada de propuestas técnicas de normas y pautas generales mínimas, comunes a todas las universidades del sistema, sobre los criterios relativos a las adaptaciones curriculares, las propuestas docentes y las relativas a la evaluación. Estas bases han permitido realizar un ágil y eficiente trabajo en común, exento de burocracia –se contaba con el soporte logístico y administrativo de los efectivos de la Oficina de Orientación para el Acceso a la Universidad (OOAU)-, y con respeto a la autonomía universitaria.

Principales actuaciones. Desde la creación de la citada Comisión técnica en el año 2006 se pusieron sobre la mesa los programas que cada una de las universidades realizaba para satisfacer con la mayor eficacia posible las necesidades específicas de los estudiantes con alguna discapacidad, así como los problemas existentes. En el año 2007 se produce un gran incremento de matrículas de estudiantes con alguna discapacidad – como veremos en el bienio 2007-09 se incrementa en un 50 % el nombre de personas matriculadas en las universidades catalanas- fruto posiblemente de las políticas de integración escolar iniciada durante las décadas anteriores y de la aplicación de la normativa de exención de precios a dichos estudiantes. Esta nueva situación requería de recursos e instrumentos que facilitaran e hicieran efectivo el derecho de los citados estudiantes. Una de las primeras actuaciones fue la publicación de la Guía de atención de los estudiantes con discapacidad en la universidad3 ,que resultó una eficaz herramienta. También se intensificaron los esfuerzos en el momento de la preinscripción universitaria con el fin de conseguir que dichos estudiantes pudieran cursar los estudios en el centro elegido.

La comisión técnica también elaboró y consensuó unas pautas técnicas para la elaboración de los Planes de inclusión social de las personas con discapacidad en la universidad y para la adaptación de los Estatutos de las universidades, que exigía la Ley Orgánica 4/20074. Asimismo, se ha avanzado en la creación de una base de datos mínima y el establecimiento de medidas de garantía de los mismos. La Comisión técnica ha elaborado también dictámenes sobre cuestiones y casos concretos, especialmente relativos a las aptitudes y requerimientos necesarios para el ejercicio de determinadas profesiones que exigen título universitario, y sobre las adaptaciones curriculares y de las evaluaciones.

Por otra parte, desde el Comisionado para la Universidad e Investigación se han convocado ayudas para las universidades de Cataluña para colaborar en la financiación de recursos materiales técnicos y personales con el fin de garantizar la igualdad de oportunidades del estudiantado con discapacidad, con un presupuesto para 2009 de 300.000 €, que se incrementan con las aportaciones de las universidades destinatarias deben cofinanciar la acción aportando un 30%5.

Estado de la cuestión. En las tablas anexas se recogen los principales resultados de los últimos años relativos a la incorporación de los estudiantes con discapacidad en las universidades catalanas. Las características de la situación pueden resumirse de la forma siguiente:

  1. La evolución del número de estudiantes matriculados de nuevo acceso ha sido muy importante, pasando de 48 en 2002 a 151 en 2008 (ver tabla 1), aunque el porcentaje es aún inferior a la población en general. Es también muy significativo el número de mujeres con discapacidad que se han incorporado (en 2008 el 61,59 %)
  2. Una tercera parte de los estudiantes con discapacidad cursan sus estudios universitarios a distancia (ver tabla 2)
  3. Según el tipo de discapacidad, el más frecuente son los relacionados con las dificultades de movilidad y las de carácter sensorial (ver tabla 3)
  4. El número total de estudiantes que cursan estudios en estos momentos superan la barrera de los 1000, cifra impensable hace tan sólo unos años. En las tablas 4, 5 y 6 podemos observar como actualmente todas las universidades catalanas tienen alumnos con discapacidad matriculados, ocupando los primeros lugares la UOC, la UB y la UAB, que la mayoría cursan estudios de 1º y 2º ciclo y que, en los casos que se dispone de datos, sólo un 10 % precisa adaptaciones

Los retos de futuro. A pesar de estos datos positivos y alentadores, es evidente que queda mucho trecho por andar, desde las transformaciones institucionales necesarias para conseguir una universidad plenamente inclusiva a otras de carácter más puntual, ya sean técnicas (adaptaciones curriculares, evaluaciones alternativas, etc.) o económicas (ayudas, becas, becas-salario, etc.) que permitan hacer efectivo el derecho a la educación superior de todos los estudiantes con discapacidad que quieran y que, como señala la UNESCO6, dispongan de méritos, la capacitad, los esfuerzos, la perseverancia y la determinación necesaria y todo ello, debe realizarse con la participación activa y contribución de toda la comunidad universitaria, ya sean estudiantes, profesores o profesionales de administración y servicios, con y sin discapacidad.

Esperemos, con la ayuda de todos los actores implicados, lograr que la universidad tenga en cuenta cada vez más la discapacidad y la diversidad funcional y que prevalezca la igualdad de oportunidades para todos los universitarios.

Dr. Jesús M. Prujà i Noè
Jefe de la Oficina de Orientación para el Acceso a la Universidad
Presidente de la Comisión Técnica UNIDISCAT
Y miembro del Comité técnico de la Becas PREVENT a la Formación


1 Ver resumen de la Jornada: http://www.gencat.cat/diue/doc/doc_19955725_1.pdf
2 http://www.gencat.cat/diue/doc/doc_25232385_1.pdf
3 http://www.gencat.cat/diue/doc/doc_40264957_1.pdf
4 Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, que modifica la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades
5 Convocatoria UNISCAT 2009: http://www10.gencat.cat/agaur_web/AppJava/catala/a_beca.jsp?categoria=altres&id_beca=14221
6 Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI (UNESCO, 1998).


 
Logotipo Fundación Prevent
Logotipo Areas 40 aniversario
Logotipo de El Corte Inglés
Bankpime
Logo Serunión
WSA
  Unomas Barcelona Imagen del mail Unomas Madrid